La Familia

Génesis 1:27-28 ; 2:21-24: cuando Dios creo a la raza humana, la creo como familia y no como agentes solitarios o individuales. La felicidad de la raza humana se encuentra en el contexto de la familia.

  1. La familia es el fundamento de la sociedad: familias sanas, sociedades sanas. Dios nos ha dado en su Palabra los principios para tener familias estables, con mandamientos claros para el esposo, la es posa y los hijos. Los gobiernos deben proteger la sagrada institución de la familia, lo que dará como resultado sociedades sanas y prosperas.
  2. La familia es un lugar de refugio: Efesios 5:25, 22; 6:4. Dios nos proveyó un lugar donde llegar después del trajín del dí Hay que estar alerta con los pleitos, la violencia, la hostilidad. Donde están los dos (papa y mama), se debe fomentar el amor y donde sólo hay uno de los dos también. Dios va a ayudar a cualquier padre o madre que le busque para tener un hogar que le glorifiqué a El y que bendiga a los hijos.
  3. La familia es un lugar de instrucción y correcció Proverbios 22:6; Efesios 6:4. Es en el hogar donde se forman los seres humanos: moral, valores, disciplina, respeto, responsabilidad, trabajo. Los padres no deben abandonar su responsabilidad de disciplinar y formar a los hijos con los valores del Reino de Dios, a pesar de lo que se diga en los medios seculares.
  4. La familia es un lugar de destino. Salmos 127:4. Debemos reconocer los dones y habilidades de nuestros hijos para que cumplan con el destino que tienen en Dios. El diablo tiene un plan de destrucción para sus hijos a través del sistema del mundo.
  5. La familia es un lugar para celebrar. Proverbios 5:18-19, Salmos 127:3
  6. Haga de su hogar un lugar de gozo, de paz. Provoque un ambiente de amor y de edificación.
  7. La familia es el lugar para la instrucción espiritual y la transferencia generacional. Deuteronomio 6:4-9; Salmos 78:5-8; Jueces 2:10; Malaquias 4:6

Nuestros hijos e hijas deben recibir la herencia de nuestra fe y de los valores de la Palabra de Dios y a la vez ser encomendados a hacer los mismo con sus hijos. La fe cristiana y los valores del Reino de Dios deben pasar de generación a generación.

 

¡Fortalezcamos la Familia!

Por: Ronald A. Diaz  Th.M.

Publicado en Familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *