Principios de Economía Bíblica

Rompiendo con la pobreza y entrando a la prosperidad

Toda la sabiduría viene de Dios, practique estos principios y enseñeselos a sus hijos, así se va a romper el ciclo de la pobreza.

1.Dios es el dueño de todo lo que existe. Hago 2:8, Salmos 24:1

RECONOZCA QUE SU VIDA, SUS POSESIONES Y SU DINERO NO LE PERTENECEN A USTED.

 

2. Dios es el que da el poder (habilidad) para hacer riquezas. Deuteronomio 8:18: habilidades, talentos, inteligencia, vocación.

ES A TRAVÉS DEL USO DE NUESTRAS HABILIDADES QUE PRODUCIMOS RIQUEZA

 

3. Trabajo: Proverbios 6:6-11; Prov. 24:30-34. El trabajo no es una maldición, es una bendición. Ame el trabajo, no vagabundee. “En toda labor hay fruto” Proverbios 14:23; “El labrador para participar de sus frutos debe trabajar primero” 2 Timoteo 2:6. La maldición del pobre es el asistencialismo.

 

4. Sea un buen administrador. Mateo 24:14-19: el método de Incremento de Dios no es por adición sino por multiplicación. Marcos 10:28-31

Prácticas de buena administración:

– Presupueste: no gaste más de lo que tiene.

– No se meta en deudas

– Ahorre b

– Invierta

 

5. Honre a Dios. El método de Dios para la Iglesia es a través de la obediencia de sus hijos. Dios quiere la abundancia para su obra: Exodo 35:4-29 y 36:5-7; 1 Crónicas 29:1-9.

Proverbios 3:9-10; Malaquias 3:10-12: el temor a dar; Eclesiastés 11:1; Marcos 10:28-31, Mateo 6:33. Dios es un Dios de abundancia: la creación, Abraham, Elías, Eliseo, los panes y los peces, testimonio personal: prosperidad financiera, la provisión de Dios, estudios en el extranjero, mis hijos en colegios y universidades privadas, abundancia de bienes: carros, vestido y comida, herencia a mis hijos y nietos, viajes, la casa: provisión milagrosa y cancelación milagrosa, reloj y diamante, etc.

– honra a los padres: Efesios 6:2-3

– honra a los pastores. 1 Timoteo 5:17: comestibles, hablar de Joshua.

 

Con base en el registro bíblico, el diezmo debe ser dado a aquellos que tienen la responsabilidad delante de Dios, del gobierno espiritual de nuestras vidas. Honramos ese gobierno con el pago del diezmo, lo que, a la vez, le proporcionan a estos hombres la capacidad de dedicar su tiempo a la oración y al estudio de la Palabra, para nuestro cuidado y alimento.

 

  1. El diezmo en el Antiguo Testamento era para los Levitas como aporte al ministerio sacerdotal (Num. 18:20-24)

 

  1. En el Nuevo Testamento, el diezmo es para los que gobiernan la casa de Dios y ministran la Palabra (1 Co. 9:7; Gal. 6:6; 1 Ti. 5:17-18).

 

  1. El propósito del diezmo es de que el pueblo de Dios sea espiritualmente alimentado (Mal. 3:8-10; Hechos 6:4).

 

  1. En el Antiguo Testamento el diezmo era para los Levitas (Num. 18:20-24), en el Nuevo Testamento, el diezmo se le da a los que representan el gobierno de Dios, a los cinco oficios (Efe. 4:11; Hechos 6:4) o a los ancianos de la iglesia local (Hechos 4:34-35).

 

  1. El diezmo debe ser dado “hacia arriba”, al que Dios ha colocado gubernamentalmente sobre mí (Heb. 7:7; Num. 18:25-28).

 

  1. El diezmo es una expresión de sumisión al gobierno de Dios (Gen. 14:18-20; Heb. 7:7).

 

  1. Al recibir los diezmos de alguien, estoy tomando la responsabilidad gubernamental sobre él (Heb. 13:17; Eze. 34:7-10; 1 Pedro 5:2).

 

  1. Sea generoso. Prov. 11:25; Prov. 19:17; Eclesiastés 11:1. La maldición de la tacañería: Prov. 11:24. Hay mucha gente necesitada a nuestro alrededor, muchas oportunidades para ayudar.

 

  1. Herede a sus hijos y sus nietos. Prov. 19:14; Prov. 13:22

Por:  Ronald A. Díaz.  Th.M.

Publicado en Negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *