¿EL EVANGELIO DE SALVACION O EL EVANGELIO DEL REINO?

¿EL EVANGELIO DE SALVACION O EL EVANGELIO DEL REINO?

 

Leer el Salmo 2: descripción de la situación actual.

 

La Iglesia: la respuesta de Dios.

 

Mateo 16:18: la iglesia, de la palabra en griego “ekklesia”, los llamados a gobernar.

 

Mateo 5: 13: sal, influencia camuflada.

 

Mateo 5:14-16: luz, influencia abierta.

La manera más sencilla de entender la diferencia, es que el evangelio de salvación  sólo trata con la salvación del alma. El evangelio del Reino trata con todas las cosas que fueron afectadas por la cruz en la salvación y reconciliación de todas las cosas, incluyendo el mundo material que se afectó en la caída.

De ahí la importancia de entender lo que significa reino: un reino es el gobierno soberano y la influencia de un rey sobre un territorio impactándolo con su voluntad, sus intenciones y su propósito, manifestando una cultura y sociedad que reflejan la naturaleza del rey, sus valores y su moral. Un reino es el impacto gobernante de la voluntad de un rey sobre un territorio o dominio, su influencia sobre un pueblo y un gobierno dirigido por un rey.

El deseo de Jesús era que el reino de Dios fuera manifiesto en la tierra. Cuando le enseñó a sus discípulos a orar, les dijo que pidieran: “Venga tu reino, sea hecha tu voluntad en la tierra como en el cielo.” Aunque pueda que nunca veamos el reino de Dios completamente manifestado en la tierra como en el cielo, Jesus nos dice que debemos orar y esperar que se haga así. Moises fue dirigido por Dios no para establecer una religión sino una nación, un pueblo que amara, sirviera y honrara a Dios. En otras palabras , Dios quería que su reino fuera expresado a través de ellos.

 

Un evangelio Incompleto

 

La siguiente comparación entre atributos del evangelio del Reino y el evangelio de salvación nos da un mejor entendimiento de los dos. Cuando Jesus le enseñó a sus discípulos a orar les dijo que pidieran por la manifestación de lo que está sucediendo en el cielo en la tierra. (Mateo 6:9-10). Su énfasis fue más que salvación.

 

Evangelio de salvación

 

Proclamación/evangelismo/salvación eterna, con un enfoque en el cielo

Solo trata con el alma

Mentalidad de escape de las condiciones de la tierra (escatologia)

Dualismo: lo sagrado vs. lo secular

Se enfoca en una transacción: gane almas

 

Evangelio del Reino

  • La interrelación de las tareas de la proclamación de la Palabra y la transformación social en la dependencia del poder del Espíritu Santo.
  • La centralidad de las Buenas Noticias del Reino de Dios presentando el evangelio como lo hizo Jesús.
  • Predicar y demostrar que el evangelio incluye Buenas Noticias para los pobres.
  • El reconocimiento de que el amor es la marca definitiva del Reino de Dios. El amor a Dios con todo el corazón, el alma, las fuerzas y la mente y al prójimo como a nosotros mismos.
  • La proclamación del evangelio en su desafío radical al mal en todas las culturas, sociedades y sistemas socioeconómicos.
  • Poner en práctica lo que Jesús enseñó.
  • La demostración de unidad al amarnos unos a otros en respuesta a la oración de Jesús para que el mundo se convenza de que Él vino del Padre.
  • La vida en comunidad en contra posición del egoísmo y el individualismo.
  • El amor y servicio al prójimo a través de la participación en el gobierno, la educación, los negocios, la economía, las asociaciones, la ciencia, la ayuda social, la medicina, los medios de comunicación y las artes.
  • La búsqueda como prioridad de su Reino y justicia en lo personal y en lo social y cultural.

¿Por qué ha decrecido el dar en las iglesias?

¿Por qué ha decrecido el dar en las iglesias?

Has estado tratando de comprender por qué han bajado las ofrendas en tu iglesia, pero no sabes exactamente la razón. Estudios en diferentes congregaciones muestran que se pueda deber a una de las siguientes causas:

  1. Baja asistencia.

Esta puede ser la más obvia, pero vale la pena anotarla. Existe una gran relación entre la asistencia y el ingreso. Una familia que asiste tres veces por mes es mas propensa a dar consistentemente que la que asiste dos veces por mes. Si se han perdido miembros y no se  están añadiendo nuevos, esto influye en el dar.

  1. Cambios Generacionales.

Las personas nacidas en la década de los 40’s tienden más a ser fieles a una institución. Los nacidos en la década de los 50’s y los 60’s son los que tienen mayor ingreso, pero su dar no es tan consistente. Los milenials no son fuertes dadores. En muchas iglesias los nacidos en los 40’s están siendo reemplazados por los milenials. En otras palabras los mejores dadores están siendo reemplazados por los menos dadores.

  1. Dar a propósitos más que a organizaciones.

Desde los nacidos en los 40’s hasta los milenials se ha dado un cambio bien dramático en la motivación para dar. Los nacidos en los 40’s, como se dijo anteriormente, son más propensos a dar por lealtad a una institución. Los milenials, son propensos a dar más a propósitos que a organizaciones. Los líderes de la iglesia deben demostrar de una manera específica la manera en que los fondos de la iglesia están siendo usados para un gran propósito y ese propósito debe ser real, personal y atractivo.

  1. Poca enseñanza sobre el dar

Como una reacción a las constantes solicitudes de ofrendas en los últimos veinte años, muchos líderes de la iglesia han optado por no mencionar la disciplina espiritual del dar. Muchos miembros de la iglesia no comprenden que el dar es un mandato y una bendición porque no se les ha enseñado así en sus iglesias.

 

  1. Poco o ningún aumento en el ingreso de los miembros.

Muchos de los miembros no han experimentado aumentos en sus ingresos de ningún tamaño.

Ante este gran desafío, algunas de las acciones que podemos llevar a cabo son: enseñar y predicar sin temor sobre la mayordomía cristiana, ser claros sobre el propósito del por qué dar. También hay que ofrecerle a los miembros diferentes mecanismos para hacer del dar un hábito espiritual. Entre esos mecanismos, además del tradicional de los sobres,  puede estar el dar en línea, uso la tarjeta, etc.

La Iglesia es la esperanza del mundo

La condición del mundo es una clara demostración de la necesidad de que la Iglesia se levanté y cumpla la misión y el rol que Dios le dio en esta tierra. Esa misión la encontramos en Mateo 5:13-14:

“Vosotros sois la sal de la tierra;  pero si la sal se desvaneciere,  ¿con qué será salada?  No sirve más para nada,  sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo;  una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.”

La gente de la tierra está siendo devorada:

  1. En peligro de muerte: en el vientre, en los hospitales, en las calles.
  2. En peligros relacionales: abuso infantil, pornografía, divorcio, pleitos entre padres e hijos, hombre y mujer, una sociedad de abusadores de personas.
  3. En peligro de deuda: millones de dólares en deuda nacional,personal y empresarial, sistemas bancarios colapsando.
  4. En peligro de fenómenos de la naturaleza: el efecto de invernadero, la contaminación del aire y del agua.
  5. En peligro de plagas: enfermedades de transmisión sexual y otras plagas por el intercambio internacional.
  6. En peligro de guerra: el siglo XX se caracterizo como el siglo más sangriento de la historia en donde fueron muertos 120 millones de personas. Todo debido a las filosofías de gobierno anti cristianas.
  7. En peligro de mentiras: la distorsión del lenguaje, las agencias de noticias acomodando los hechos a sus filosofías anti Dios.
  8. En peligro de apatía: las personas buenas y de valores no están haciendo nada.

Pero en medio de toda esta realidad muchos están escuchando la voz del Espíritu que dice: “levántate y edifica.”

¿Qué hacer?

  1. Mateo 28:18-20: los ministros de Cristo debemos seguir el mapa que Jesús nos encomendó. Debemos hacer discípulos y no sólo simpatizantes de Cristo.
  2. Como sal de la tierra y luz del mundo, debemos ser participantes de los asuntos de la tierra. La iglesia local es el centro de entrenamiento para que los cristianos, como discípulos de Cristo, invadan todas las esferas de la sociedad con los valores y principios de la Palabra de Dios, aplicándolas a todas las disciplinas de la cultura: arte, medicina, negocios, política, medios de comunicación, educación, deportes, etc.
  3. Debemos predicar el evangelio centrado en la cruz, que el poder de Dios para salvació La transformación tiene que darse primero en el corazón para que se manifieste en lo externo y sólo Dios tiene el poder de cambiar el corazón.
  4. Debemos luchar y defender a los débiles, con programas de servicio a la comunidad. La historia nos comprueba que ha sido la iglesia la que ha producido transformación a favor de los necesitados.
  5. Debemos entrenar a las nuevas generaciones para que se produzca un movimiento que vaya más allá de nuestro presente. Las nuevas generaciones están más que listas para un desafío que los lleve a transformar.

Por: Ronald A. Diaz   Th.M.