LOS DIEZ PRINCIPIOS MAESTROS PARA UNA LIBERTAD Y PROSPERIDAD SOSTENIBLES. Parte 4

LOS DIEZ PRINCIPIOS MAESTROS PARA UNA LIBERTAD Y PROSPERIDAD SOSTENIBLES. Parte 4

  1. Límites. El reconocimiento de que los límites nos protegen del mal y nos previenen de dañar a otros. Límites bien definidos toman en cuenta diferentes capacidades, dones, entrenamiento, motivaciones, necesidades, desafíos, jurisdicciones de autoridad, etc.
  2. Justicia – Igualdad. Justicia es el concepto de que la gente es recompensada o castigada como resultado de sus propias acciones, en donde esas recompensas o castigos son aplicados usando un estándar de aceptación común. La Igualdad es el concepto de tratar a todas las personas por igual a través del establecimiento de derechos, responsabilidades y oportunidades comunes sin privilegios o discriminación para ciertos grupos. La justicia trata con recibir lo que se debe, la igualdad trata con que todo el mundo recibe el mismo tratamiento.

LOS DIEZ PRINCIPIOS MAESTROS PARA UNA LIBERTAD Y PROSPERIDAD SOSTENIBLES. Parte 3

LOS DIEZ PRINCIPIOS MAESTROS PARA UNA LIBERTAD Y PROSPERIDAD SOSTENIBLES. Parte 3

  1. Gobierno Jurisdiccional. Hay cinco diferentes formas de gobierno humano que nos presenta la Biblia, requeridas para gobernar la sociedad. Estas cinco diferentes formas de gobierno se Interrelacionan, tienen límites claramente establecidos y fueron creados para maximizar eficientemente la división de labores y minimizar el abuso de poder. Existen también para crear responsabilidades y actividades específicas y dar lugar a los diferentes dones y habilidades de servicio para la función de los individuos y la sociedad. Estas formas de gobierno son: 1) el dominio propio o auto gobierno, 2) gobierno familiar, 3) gobierno eclesiástico, 4) gobierno corporativo financiero y 5) el gobierno civil.
  2. Localismo. La práctica de trasladar la toma de decisiones y la provisión al nivel más bajo en donde la gente o las organizaciones están viviendo y prácticamente respondiendo a sus necesidades y desafíos diarios. El localismo está basado en la noción de que los que están más cerca de los asuntos están mejor equipados para tratarlos. Se trata del empoderamiento de la gente que vive la realidad de las situaciones para enfrentarlas con base en la observación y análisis. El localismo es contrario al centralismo, ya que en éste las decisiones claves son hechas para la gente de diferentes localidades por un cuerpo central que no está en contacto con las necesidades y desafíos de las personas.

LOS DIEZ PRINCIPIOS MAESTROS PARA UNA LIBERTAD Y PROSPERIDAD SOSTENIBLES

Continuamos con los Diez Principios Maestros para una Libertad  y Prosperidad Sostenible.

  1. Poder basado en el Servicio. El poder basado en el servicio se trata del uso de la autoridad y el poder para aumentar el valor, las habilidades, los recursos y capacidades de los que están bajo la autoridad de una persona u organización. El ejemplo por excelencia es Jesús mismo, en la manera en la que Él ejerció este principio (Filipenses 2:3-11). Este principio es el uso deliberado de la autoridad y el poder que la acompaña para servir a las personas ayudándoles a actuar en conformidad con los valores del grupo en lugar de usar la autoridad y el poder para forzar la sumisión.
  2. Núcleo Familiar. Este está compuesto de las relaciones organizadas y estructuradas de las familias en su línea consanguínea (o por adopción) cuyas funciones principales son la reproducción y la crianza de los niños, lo que incluye todo el proceso de provisión, protección, entrenamiento y desarrollo de carácter. Familias de núcleos saludables son el fundamento para las relaciones sanas entre niños y adultos, para el ejercicio del dominio propio, la responsabilidad y la asimilación de los elementos más amplios de la cultura (escuelas, organizaciones, empleos, ciudadanía, etc.)

Separación Iglesia y Estado

Separación Iglesia y Estado

Ronald A. Diaz Th.M.

www.gruposer.org

 

El tema de la separación entre Iglesia y Estado debe ser entendido en un contexto de autoridad jurisdiccional. Lo primero que tenemos que tener claro es, ¿cuál es la fuente de la autoridad?

Como Creador de la raza humana y de la naciones Dios es el Soberano, Juez y Legislador. Es por eso que el ser humano le debe sumisión y sujeción en todas las áreas del quehacer humano.

Veamos lo que dice Romanos 13:1-6:

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.

De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.

Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella;

porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo.

Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia.

Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo.”

En este pasaje la Escritura establece que Dios es la fuente de toda autoridad y que Él es el que ha establecido las autoridades existentes. En otras palabras, toda institución humana ejerce una autoridad delegada por Dios, que es la fuente. Encontramos muchos ejemplos en la Escritura pero solo voy a referirme a uno. Cuando Jesús fue llevado ante Poncio Pilato y éste le dijo: “¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? La respuesta de Jesús es directa: “Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba.”(Juan 19:10-11)

Un estudio profundo de las Escrituras nos muestran que Dios ha establecido cinco jurisdicciones para el buen funcionamiento de la sociedad de acuerdo a su voluntad y orden. Cada una de estas jurisdicciones debe someterse a la autoridad de Dios para la prosperidad y desarrollo de la sociedad. Los problemas se dan cuando estas jurisdicciones quieren actuar independientes de Dios. Veamos:

  1. Jurisdicción del individuo: cada ser humano tiene el libre albedrío o lo que se conoce también como dominio propio. Dios le ha dado al ser humano la libertad para escoger.
  2. Jurisdicción de la familia: la familia es una institución divina, con sus principios y parámetros y función bien definidos por Dios.
  3. Jurisdicción de la Iglesia: la Iglesia es una institución divina con sus principios y parámetros y función bien definidos por Dios.
  4. Jurisdicción del estado: el estado es una institución divina con sus principios y parámetros y función bien definidos por Dios.
  5. Jurisdicción de la Economía: el mundo de los negocios y las finanzas es una institución divina con sus principios y parámetros y función bien definidos por Dios.

Este tema es muy amplio y no voy a desarrollarlo aquí, pero al comprender bien a Dios como el origen y fuente de toda autoridad y de como Él ha escogido delegarla en diferentes jurisdicciones y que en su sabiduría Él ha establecido que cada una de estas jurisdicciones actúe separadamente, pero en unidad, nos deja muy claro el tema de la separación de Iglesia y Estado.

Iglesia y Estado están separados jurisdiccionalmente, esto no significa separar la fe del ámbito civil. Tenemos un ejemplo en la historia que nos sirve para entender mejor este concepto. La nación de los Estados Unidos fue fundada por los peregrinos que emigraron de Europa, buscando una tierra de libertad para practicar su fe sin persecución. Veamos las siguientes citas de algunos de esos fundadores:

George Washington: “Es imposible gobernar el mundo de manera correcta sin Dios y la Biblia.”

John Adams: “Nuestra constitución fue hecha solo para un pueblo religioso y moral…mi veneración por la Biblia es tan grande que entre más temprano en su edad mis hijos empiecen a leerla, lo más confidente será mi esperanza de que ellos serán ciudadanos útiles en su país y respetuosos miembros de la sociedad.”

Thomas Jefferson: “La Biblia es la piedra angular de la libertad…la lectura de este texto sagrado por los estudiantes nos harán mejores ciudadanos, mejores padres y mejores esposos.”

Andrew Jackson: “Ese libro (la Biblia) es la roca sobre la que descansa nuestra República.”

Benjamin Franklin: “Una nación de hombres bien informados que han sido enseñados a conocer el precio de los derechos que Dios les ha dado, no puede ser esclavizada.”

William Penn: “Si no somos gobernados por Dios, seremos gobernados por los tiranos.”

Ulysses S. Grant: “Agárrense de la Biblia como el último  recurso de sus libertades; escriban sus preceptos en sus corazones y practíquenlos en su vida. Estamos en deuda a la influencia de este Libro por todo el progreso hecho en la verdadera civilización y es a este libro que debemos mirar como nuestra guía para el futuro.”

Al leer estas citas de los fundadores y padres de los Estados Unidos se nota claramente que ellos no entendían la separación Iglesia y Estado como una separación de la fe del ámbito civil o político. Lo que ellos querían  y se aseguraron de ponerlo en la constitución, era la no inherencia del estado en la vida de la iglesia.

La meta de los que proponen hoy un estado laico es sacar la fe cristiana y hacernos creer que la religión es un aspecto privado. Cuando esta propuesta es establecida en una nación hará que esa sociedad se desintegre, reine la anarquía y aumenten los asesinatos, violaciones y suicidios.

El humanismo secular quiere el poder absoluto y los cristianos son una amenaza a sus malévolas intenciones. El humanismo secular o progresismo convierte a la gente en objetos, sea a través del aborto, de la explotación pornográfica o la trata de personas, etc. El secularismo no quiere que la Iglesia se despierte, quieren sacar a la iglesia y al cristianismo de la escena pública. El cristianismo es el gran enemigo del humanismo. Su separación de iglesia y estado o estado secular es su arma para eliminarnos. En su deseo de separar lo espiritual del mundo real, nos estarán condenando a una sociedad de barbarismo amoral.

Cada jurisdicción, en este caso el Estado y la Iglesia, debe cumplir con su misión dada por Dios, pero eso no significa que un cristiano no puede participar en política, o que se debe eliminar a Dios de la constitución, o que la fe cristiana debe ser eliminada de toda institución pública.

PROYECTO LOS ESTADISTAS

PROYECTO LOS ESTADISTAS

www.gruposer.org

“Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová” Salmos 33:12

La libertad, la prosperidad sostenible y la justicia son las metas legítimas de todas las naciones y grupos humanos. Por lo inasibles que puedan ser estas metas, el único camino hacia ellas es un claro pensamiento estratégico de largo plazo apoyado por una ética genuina de “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.”  El Proyecto de los Estadistas es un movimiento comprometido a encontrar a aquellos que creen en estas sencillas verdades y buscan abordar y reparar la ausencia de éstas en un mundo moderno. Creemos que a pesar de las muchas fallas e injusticias de la civilización occidental, la razón del por qué avanzó y prosperó como ninguna otra civilización en la historia, se debe a que ésta intentó aplicar los principios y valores judeo cristianos. Cuando la civilización occidental se adhirió a las Escrituras judías y cristianas y a la fe en la realidad y enseñanzas de Jesucristo, hizo a esta civilización emerger. El negar esto sería una manifestación del revisionismo histórico (una reinterpretación de la historia).

Se cuenta con una experiencia de mas de treinta años en asesoria a políticos y gobernantes en Estados Unidos, Canadá, Centroamérica, Europa occidental y oriental, China, África, etc.

Dennis Peacocke: fundador del Proyecto de los Estadistas, economista y politólogo, graduado de la Universidad de Berkeley. Experiencia como investigador con sindicatos y empresario. Conferencista y consultor a nivel mundial en temas de negocios, economía y política pública. Ha sido consejero en muchas naciones a políticos en todas las esferas.
Marc Nuttle: abogado, representante de corporaciones, proyectos de negocios y entidades políticas internacionalmente. Su organización tiene miembros y consultores en Gran Bretaña, China, Europa Oriental y en los Estados Unidos. Es conocido por su expertise en la interpretación de las tendencias políticas y económicas. En 1994 estableció el Departamento para Asuntos Políticos. Trabajo para el gobierno de los Estados Unidos bajo el presidente Reagan. Ha sido consejero legal y político en varias campañas para senadores y gobernadores. Fue consejero en las campañas para la reelección de Reagan y George Bush.

Ronald A. Diaz, profesor, traductor e intérprete profesional del inglés al español y del español al inglés, teólogo, conferencista internacional sobre el tema de familia, economía y política, miembro del equipo de estadistas para Centroamérica y México. Director del Grupo SER.

 

Temas del Entrenamiento para Estadistas

Proyecto Los Estadistas – Sección Uno

RESUMEN

El Cuadro Grande

  • Transformar naciones sobre el fundamento de la libertad, la prosperidad sostenible y la justicia.
  • Construir un movimiento global de estadistas en una época de crisis socio-económica.
  • El “gran reajuste” y el debate global que se avecina.

SECCION DOS: Los Diez Principios Maestros para una Libertad y Prosperidad Sostenible

SECCION TRES: GRUPOS DE ENFOQUE DEL PROYECTO DE LOS ESTADISTAS

  • Transformación comunitaria: la oración de la eclesia, concilios de acción social y educación ciudadana.
  • Política pública, banca y moneda.
  • Oración intercesora
  • Comunicaciones y la prensa.

Los Diez Principios Maestros para una Libertad y Prosperidad Sostenible en una Nación

Los Diez Principios Maestros para una Libertad y Prosperidad Sostenible en una Nación

Ronald A. Diaz Th.M.

En las próximas semanas voy a estar compartiendo diez principios que hacen sostenible la libertad y la prosperidad de una nación. Dios nos creó a su imagen y semejanza, como seres libres y con la capacidad de crear una sociedad próspera y de desarrollo, pero la insensatez del ser humano y su egocentrismo lleva a los pueblos hacia la esclavitud y la pobreza.

Principio Maestro # 1: Valores Trascendentes: es el reconocimiento de adherirse a ideas y creencias fundamentales que definen, limitan o interpretan a todos los valores menores y que sirven para crear unidad en un grupo de personas y para guiar su conducta. Ejemplo de valores trascendentes: el Gran Mandamiento, los Diez Mandamientos, la Constitución de la república, el Juramento Hipocrático, etc.

Aplicable en: temas de ciudadanía, jurisprudencia y sistemas legales, la ley espiritual sobre la ley natural, políticas de migración, derecho de votar, currículos de educación.

Principio Maestro # 2: Dominio Propio:  la interiorización de las leyes, requisitos, disciplinas, creencias y valores de manera que la persona actúa en obediencia a esos estándares de conducta. Es un asunto de la disciplina o voluntad interna y no de una fuerza externa. Un impulso interno y no una fuerza externa. Convicción y no coerción.

Aplicable en: menor control de leyes externas, reducción de la criminalidad y reducción de gastos en controles de seguridad.

La próxima semana continuaré con otros dos.

El Plan de Dios para las Naciones

A través de la historia, tanto cristianos como no cristianos, han reconocido que es el cristianismo el que provee el fundamento necesario para naciones libres. Benjamín Franklin dijo: “El que introduzca los principios del cristianismo en los asuntos públicos, cambiara la faz del mundo.” El llamado de todo político cristiano es el de introducir los principios bíblicos en los asuntos públicos para que se de un cambio en la cultura. Al aprender a operar los principios bíblicos de gobierno en la nación, el político cristiano estará participando en traer la libertad al mundo y cumplir así parte del plan de Dios para las naciones.

En Romanos 8:19-21 leemos: “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios…porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción,  a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.”

En este versículo las Escrituras nos revelan el anhelo de liberación de tiene el mundo. Las siguientes estadísticas son muestra de la desesperada necesidad de respuestas reales a los problemas del mundo:

La Mega pobreza: 46% de la población del mundo vive en pobreza.

El aborto: el 75% de la población del mundo vive en países en donde el aborto es legal. El 25% de los embarazos en el mundo terminan en un aborto, lo que nos da un resultado de 65 millones de abortos al año, de los cuales el 38% son ilegales,

 

Golpes de Estado: los golpes de estado militares suceden en más del 50% de las naciones del mundo.

Deuda: los países del tercer mundo le deben a los países del primer mundo más de un trillón de dólares, la deuda corporativa sobrepasa el 1.3 millones de dólares, la posibilidad de una debacle global económica es inminente.

Derechos Humanos: el uso de la tortura por parte de los gobiernos ha ido en aumento en los últimos 30 años en países de Suramérica, África y Asia.

Refugiados: los conflictos políticos en diferentes partes del mundo aumentan cada vez más el número de refugiados, más de 20 millones.

Mega crimen: el crimen internacional tiene un costo de 400 mil millones de dólares al año en fraudes por internet, la industria de la droga, esclavitud sexual y laboral, corrupción política, etc.

Estos y muchos otros más males que se dan hoy en nuestro planeta de los cuales no tenemos el espacio para anotarlos. Las respuestas las encontramos en la Biblia. La Palabra de Dios le provee a la humanidad de principios para la libertad de la opresión. Dios creo la tierra y desde el principio le dio al ser humano la responsabilidad de gobernarla. En Génesis 1:28 leemos: “Y los bendijo Dios,  y les dijo:  Fructificad y multiplicaos;  llenad la tierra,  y sojuzgadla,  y señoread en los peces del mar,  en las aves de los cielos,  y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” Cuando el ser humano rechazó la Ley de Dios y perdió la habilidad de no sólo gobernarse a sí mismo, si no a la sociedad, es cuando apareció la tiranía y la opresión del estado a través de hombres impíos.

Esta vergonzosa situación es la realidad de las naciones de hoy. La batalla sobre la tierra de Dios (Salmos 24:1) esta siendo perdida principalmente porque los cristianos han pensado que Dios no se ocupa de estas cosas. No pueden ver que Jesús nos enseñó a enfocar nuestras oraciones , no en el cielo, si no en la tierra, para que “sea hecha su voluntad en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:9,10). Los resultados de tal ignorancia y negligencia han sido devastadores y muy costosos en los últimos 100 años. Las naciones en todo el mundo no han recibido una verdadera teología bíblica de libertad y por eso viven bajo el engaño de filosofías falsas. Cristo nos enseña que la raíz del mal está en el corazón del ser humano, y por lo tanto, la libertad externa es sólo posible cuando fluye de lo interno. Es por eso que el avivamiento debe preceder a la reforma. Jesús nos enseña de este principio de causa y efecto en Lucas 6:43-45:

“No es buen árbol el que da malos frutos,  ni árbol malo el que da buen fruto. Porque cada árbol se conoce por su fruto;  pues no se cosechan higos de los espinos,  ni de las zarzas se vendimian uvas. El hombre bueno,  del buen tesoro de su corazón saca lo bueno;  y el hombre malo,  del mal tesoro de su corazón saca lo malo;  porque de la abundancia del corazón habla la boca.”

Todo efecto tiene una causa. El fruto se determina por la raíz. La conducta de una persona se determina por su corazón. Lo externo es determinado por lo interno. Todas las formas o estructuras externas salen de algún poder interno. Este es el principio de Poder y Forma (otra de nuestras lecciones de Fe y Política). Los principios bíblicos son el poder esencial que se necesita para crear y preservar una forma de gobierno que produce libertad y justicia.

Por: Ronald A. Diaz  Th.M.